Idiomas y versatilidad 'Millenial'

Miles de estudiantes y desempleados confían sus currículos a las 50 firmas y compañías del Foro de Empleo de ENAE y la Fundación Universidad Empresa.

Graduado en ingeniería, Administración de Empresas, Economía o Informática. Imprescindible nivel B2 de inglés y competencias digitales. Y, lo más importante, capacidad de adaptación y versatilidad. Es, a grandes rasgos, el perfil de trabajador que más buscan las empresas, y que ayer esbozaban en el Foro de Empleo los responsables de ENAE Business School y de la Universidad de Murcia (UMU), convencidos de que el encuentro entre oferta y demanda generará contratos.

 

Así fue el año pasado, cuando 150 murcianos lograron una oportunidad laboral tras entregar su currículo -se recogieron más de un millar- en el foro. Las sinergias de quienes buscan trabajo y las grandes firmas y empresas que están en disposición de ofrecerlo conectaban ayer en los pasillos de la Facultad de Economía, donde las largas colas de buscadores de empleo con un currículo debajo del brazo, peregrinando de un expositor a otro, daban idea del movimiento. Una dinámica que conoce bien Cristina Sáez, a quien el mercado laboral no ha dado aún opción de pasar de la barrera del contrato en prácticas de seis meses. «Casi voy empalmado uno con otro; el último en un banco, antes en un hospital, como comercial... No pido un contrato fijo, pero sí una oportunidad real».

 

Su currículo engrosa la carpeta donde los guarda Teresa Vida, responsable de Recursos Humanos de la empresa Juver, quien a media mañana dudaba de que los 3.000 formularios que había llevado al foro fueran suficientes. «Buscamos de todo, profesionales para 'marketing', para exportación, perfiles de fábrica y de control de calidad... Pero, sobre todo, buscamos gente con ganas de trabajar y de resolver problemas», explica la reclutadora, que el año pasado seleccionó a cuatro empleados en el mismo foro. Claudia de Vicente es una de ellos, y la prueba de que las ferias de empleo abren puertas. «Entregué el currículo cuando aún estaba terminando la carrera, ADE, y me llamaron. Imagino que los idiomas -francés e inglés- habrán influido».

Pocas ofertas de empleo cualificadas esquivan ya el requisito de los idiomas, básico indispensable también para la compañía Fini Golosinas, en plena expansión y con 1.200 empleados en su planta de Molina. «El año pasado contratamos a diez personas con las que conectamos en el foro, que son muchas», detalla Justo Noguera, quien fija especialmente su atención en graduados en ADE, ingeniería y ciencias.


En la UMU y en ENAE también tienen claro que sin competencias digitales e idiomas es complicado hacerse un hueco, según remarcaron Antonio Ballester López, presidente de la Fundación Universidad Empresa, y Miguel López, director de ENAE Business School. La versatilidad y capacidad de adaptación resultan clave para Arancha Fernández, coordinadora del departamento de Admisiones y Marketing de ENAE, uno de los expositores donde Andrés Mena, aún alumno de ADE, probaba suerte. Dispuesto a hacer las maletas si es preciso, el chico confía en que el mercado laboral pase por un ciclo positivo cuando complete el máster que quiere cursar. Su currículo fue uno de los miles que se repartieron durante la mañana por la feria, que ayer abrió una nueva vía de conexión entre la generación 'millennial' y cincuenta de las compañías más punteras de la Región.

Noticia extraida de Laverdad